Rastrillaje en tierra mapuche: encontraron objetos que podrían ser de Maldonado |  La “Estudiantina 2017” será en el Paseo Ferroviario |  Un sismo de 7.1 sacudió la Ciudad de México: al menos 79 muertos |  Redeterminación de precios: el PJ propone incluir las a cooperativas de trabajo |  Bajo Giuliani: el Gobierno Provincial comenzó la obra de alteo en la Ruta 14 |  Nocioni descartó jugar en Ferro de Pico |  Vértiz celebra sus 110 años y Wado Ferreyra estará en la gran peña aniversario |  Carlos Verna encabezó inauguraciones de equipos en el hospital de General Acha |  Trump amenazó con "destruir completamente a Corea del Norte" en su primer discurso ante la ONU |  Hospital Centeno: personal de cocina recibió capacitación en seguridad e higiene |  Los absurdos análisis de Clarín y La Nación contra Carlos Verna |  ¿Adiós Navarro?: El periodista denunció censura, tras dos meses tensos en C5N |  Cambiemos reparte mercadería “prohibida para su comercialización” en La Pampa |  Cabildo XXI realizó actividad en el Colegio Ciudad de General Pico |  Alteo de la Ruta 35: este martes empieza la obra |  Servicios Públicos: realizaron trabajos de limpieza y mantenimiento de canales |  Acción de Clase: abogado piquense pide multa contra una financiera |  Producción de cerdos: Veterinarias sacará a la venta las primeras 35 cachorras |  La Pampa reforzó el monto de la Tarjeta Alimentaria y anunció el Bono Navideño |  Vuelco fatal en Ruta Provincial 4: murió el ex viceintendente de La Maruja |  Verna visitó el frigorífico de General Pico: este año incorporó 30 empleados |  Preocupación por el hundimiento de calle 9: ya se hizo una peligrosa huella |  Condenaron por abuso sexual al futbolista Alexis Zárate |  Robo, choque y fuga en Barrio Talleres |  Por los cortes de rutas, bajó 30 por ciento la venta de combustible en La Pampa |  El Gobierno y la CGT negocian la reforma laboral |  Inédito: Tucumán y Córdoba, enfrentadas por el azúcar, fernet, salame y maní |  Pablo Moyano: “Ojalá que los trabajadores le den el voto a Cristina o Massa” |  Puerto Rico: advierten que el huracán María es el más peligroso de la historia |  Jon Bon Jovi visitó la tumba de Evita en Recoleta |  Sobreseyeron a Gómez Centurión y defendieron el derecho de la prensa a no revelar fuentes |  La Pampa hará el alteo en la Ruta Nacional 35, a la altura del Bajo Giuliani |  Presupuesto Participativo: Finalizaron las reuniones de la segunda etapa |  Jornadas de sensibilización por el Alzheimer en Santa Rosa y General Pico |  Estado de rutas nacionales en La Pampa |  Insólito robo en Ingeniero Luiggi: se llevaron un arco de fútbol de una quinta |  Obra de Los Daneses: “Nación le sigue mintiendo a los pampeanos”, dijo Ziliotto |  A 49 días de la desaparición de Maldonado, el juez ordenó rastrillar tierra mapuche | 
  MIÉRCOLES 27/01/2016
Zircaos vuelta al mundo. Capítulo 30: Pakistán (segunda parte)
Para este capítulo casi no hace falta escribir ninguna crónica, las imágenes lo dicen todo, fue uno de los días más inolvidables de nuestro viaje, de nuestra vida. Estuvimos entre una película de acción y surrealismo.

Pasamos una noche muy tranquila en Dalbandín, en el estacionamiento de un hotel, el portón cerrado y un policía de guardia en la entrada del hotel.

Nos levantamos a las 7 de la mañana como para desayunar tranquilos, unos de los guardias pidió disculpas por el retraso que íbamos a tener ya que la camioneta de la policía se había roto y debían llevarla al mecánico, dos horas más tarde emprendíamos viaje hasta la ciudad de Quetta.

Necesitábamos cargar gas oil, apenas unos kilómetros saliendo de Dalbandín paramos en un puesto chiquitito, una casita de barro con un patio de tierra recién barrido disponía de una hilera de bidones de 20 litros cada uno. Esa era la estación de servicio para repostar gasolina, nos preguntó qué cantidad necesitábamos, 30 litros le respondimos, el chico acerco dos bidones y un embudo con un trapo para hacerle una especie de filtrado casero. Me quede sin palabras pero no teníamos ninguna alternativa… disponíamos solo de un lugar así para poder tener gas oil y seguir viaje. Cerramos los ojos y que sea lo que sea.

Con nosotros venía un policía con su ametralladora sentadito en nuestro sillón de casa, muy simpático, no hablaba inglés pero nos quería decir que a partir de ese momento la ruta iba a mejorar. Nos pusimos contentos pero la alegría nos duró poco… después de unos kilómetros la ruta empezó a estar nuevamente destruida. La vida es como uno la quiere ver, seguramente para el señor policía esa ruta estaba buena, comparándola con alguna otra que estaba peor, todo es válido y relativo…

Pasamos controles y más controles, cambios de escoltas en cada uno de ellos, todo perfectamente coordinado. En algunos directamente no parábamos porque antes de nosotros pasar dejaban una planilla con todos nuestros nombres, numero de pasaportes y datos de la camioneta y se renovaba la guardia, en otros parábamos durante unos pocos minutos y en otros más relajados hasta nos invitaron a tomar el té. Aceptamos todas las invitaciones!!

Fueron dos días hasta llegar a la ciudad de Quetta, ya era casi de noche, en el último puesto policial en la ruta tuvimos que esperar unos 40 minutos hasta que todos se organizaron y ahí empezó la operación de película.

Llegó un carro de asalto con varios policías arriba, iban adelante nuestro marcándonos el camino en la entrada a la ciudad y con la sirena abriendo paso. El transito se volvió absolutamente caótico, mientras los coches eran conducidos a una velocidad muy alta, los autobuses con sus reflectores arriba de las cabinas y algunos que se prendían y apagaban tipo flash, bocinas y más bocinas que pueden sacarte la paciencia en un segundo y nosotros manejando por la izquierda.

Todo era caos. Cambios de escoltas cada vez que cambiábamos de distrito dentro de la inmensa ciudad, nos acompañaban en coches, camionetas, motos, la verdad que no sabíamos de donde salían pero todo perfectamente sincronizado. Los últimos que nos acompañaron hasta el hotel venían en dos motos con dos policías en cada una y uno de ellos con su pistola nos indicaba si teníamos que doblar hacia la derecha o la izquierda.

Para todo esto imagínense absoluta simpatía por parte de la policía, saludaban para la cámara mientras filmábamos todo, siempre sonrientes, amables y tranquilos. Todo parecía surrealista, sacado de alguna película de Kusturica. Nosotros disfrutábamos de todo eso, no nos perdimos un segundo de toda esa locura. Si nos preguntan si sentimos miedo? No, disfrutamos, porque el peligro sabemos que puede estar en el lugar menos pensado y ese no lo era.

Llegamos, era una calle muy angosta, el portón del hotel se abrió, pasamos a un estacionamiento chiquito y se cerró en el instante que terminó de pasar la camioneta. Firmamos un papel donde constaba que nos quedábamos dentro del hotel sin salir y recién ahí la guardia se retiró.

Al día siguiente, a las 8 de la mañana vino la policía a buscarnos, también bajo custodia, para ir a hacer la carta de no objeción y que una vez que firmáramos ese papel todo quedaba bajo nuestra propia responsabilidad, eso quería decir que la policía nos dejaba seguir camino solos al salir de la provincia de Beluchistán.

Al otro día pudimos irnos de la ciudad de Quetta, escoltados por supuesto durante dos días más hasta salir de esta zona, una de las más peligrosas de la región.

Esta buena y entretenida historia continuará…

A disfrutarla juntos!!!!!

Abrazos viajeros para todos!!!!!!!!!

 

Seguinnos en Facebook: ZIRCAOS VUELTA AL MUNDO

Y suscribite a nuestro canal de youtube: ZIRCAOS

Gracias por acompañarnos!!!!!!!!

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario