Ganaron los piquenses y Racing |  Juraron tres jueces en General Pico |  Continúan señalando las rutas pampeanas |  Jorge Tebes: “No tenemos presupuesto para viviendas sociales del año 2018” |  Carlos Verna encabezó la entrega de 9 viviendas en Miguel Cané |  Hallaron una esvástica gigante enterrada en una cancha de fútbol |  Alumnos de Colegios Secundarios participaron del trabajo en comisiones |  Brindarán una nueva capacitación para emprendedores |  Alerta por la falta de oxígeno: "No hay ningún rastro del submarino ARA San Juan” |  Niñez y Adolescencia: presentan protocolo para las denuncias por abuso |  Acompañamiento municipal y provincial a deportistas pampeanos destacados |  Se viene otro aumento en los precios de las naftas |  Ciclista atropellado por camioneta en la intersección de calles 18 y 5 |  El Centro Empleados de Comercio rechazó la reforma laboral que impulsa Nación |  Reforma Laboral y ajuste del Gobierno Nacional: Utelpa lanzó un plan de lucha |  Murió Justina Lo Cane, la nena que esperaba un trasplante de corazón |  “Etapa crítica”: se cumplió una semana sin contacto con el submarino ARA San Juan |  Reunión Interdisciplinaria de Psoriasis y Artritis Psoriásica en Médano |  Nueva dependencia en General Pico para atender la primera infancia y la adolescencia |  Tierno brindó un informe estadístico en delitos y siniestros de tránsito durante octubre |  La Municipalidad incorporó un nuevo camión recolector  |  Jornada sobre horticultura en General Pico |  Eduardo Berizzo sufre cáncer de próstata |  Citan a indagatoria al banquero Jorge Brito, el gobernador Gildo Insfrán y Ricardo Echegaray |  Independiente sigue a paso firme en el Regional |  Sesionó el Consejo de Adultos Mayores en General Pico |  El Hogar de Madres brinda charlas sobre violencia de género en las escuelas |  Al cumplirse un año del crimen, recordaron a Sonia Alvarado |  Vóley femenino: Costa Brava, campeón de la Liga Noreste de Buenos Aires |  Asesinaron al "Oso" Pereyra, histórico barra de La Doce |  Mario Pergolini: “Facebook es uno de los grandes responsable de la grieta” |  Un avión de la Marina de EE.UU se estrelló en el mar de Filipinas con 11 personas |  Viviendas: Verna pidió que los diputados nacionales discutan el Presupuesto para conseguir más dinero |  Búsqueda del ARA San Juan: "Nos preocupa la situación del oxígeno, porque estamos en el sexto día" |  Siguen los trabajos de reparación entre General Pico y el cruce a González Moreno |  Zircaos Vuelta al Mundo. Capítulo 16: La balsa |  Movimientos sociales marcharon a la Anses y reclamaron por el bono de fin de año |  El presidente del Concejo Deliberante recibió a las nuevas autoridades de Corpico | 
  SÁBADO 23/07/2016
Zircaos vuelta al mundo. Capítulo 50: Tailandia (II)
Y después de salir del tumulto turístico en la zona del sur de Tailandia nos fuimos rumbeando para Koh Lanta, una isla frente a la península a la cual se cruza en ferry. La luz del día se estaba acabando y unos amigos alemanes nos esperaban del otro lado para compartir algunos días.

La cuestión es que la ruta y los tiempos no los maneja el viajero sino las circunstancias que se presentan en el camino. Llegamos a la cabina donde se paga el traslado en barco sin tener un centavo en moneda local y la tarjeta de débito no era aceptaba. Y fue ahí que decidimos desistir de conocer Koh Lanta y encontrar lo antes posible algún lugar para pasar la noche.

Volvimos unos kilómetros acordándonos de haber cruzado un caminito que llevaba a una playa y hacia allí fuimos, ya era de noche, una ruta angosta, llena de vegetación por ambos lados, alguna casita pero ya ninguna persona a la vista.

Al fin llegamos al lugar, una playa ancha y un mar que tratamos de imaginar por su sonido ya que estaba completamente oscuro. No teníamos agua para beber. Cuando paramos la casita debajo de un gran árbol y a orillas del mar vimos luces y algo de movimiento a uno de los lados, parecía que un evento había terminado y algunas personas estaban desarmando las carpas, el decorado.  Alma y Quintín fueron a buscar agua.

No solo volvieron con agua sino con 4 panqueques de banana y leche condensada. La señora que había estado allí trabajando de cocinera, muy simpática enseguida los invito a compartir lo que ella estaba cocinando. Ya era tarde y estábamos bastantes cansados. Comimos algo y dormimos con el sonido del mar, solos y a su orillita.

A la mañana siguiente cuando nos levantamos esta señora seguía desarmando sus cositas y al ver que ya andábamos funcionando nos pegó un silbido y nos dijo que vayamos, cuatro panqueques más nos regaló para desayunar, un puñado de bananas y nos invitó a comer asado de pollo por la noche, dijo que iba a cocinar para nosotros. Hablaba un inglés bastante inentendible, mechaba algunas palabritas dentro de sus frases tailandesas, pero tenía tanta buena energía que enseguida nos entendimos.

La cosa que más tarde se largó a llover pero esta señora con sus dos hijos fue hasta su casa, se trajeron sus carpas (tiendas para dormir), se colocaron bajo un alero que había al costado de la ruta y nos preparó comida tailandesa, nos invitó a comer con su familia, riquísimo, una cocinera inolvidable.

No solo eso, al día siguiente fue lo mismo, desayuno y cena también, especialmente para nosotros, y cocinando con tanto cariño era aún más delicioso todo.

El segundo día fue programón, nos invitó a ir con ellos a una playa cercana, a la hora en que baja la marea y recolectar ostras para cocinar. A las cuatro de la tarde salimos en su camioneta, cuando llegamos había más gente haciendo lo mismo. Las ostras salían sin parar, hasta aprendimos una técnica para poder sacarlas sin hacer pozo con la cucharita, zapateando y zapateando en el lugar y así empiezan a salir solas debajo de la arena húmeda. Era una playa anchísima, ventosa y el sol pegaba muy fuerte. Nos fuimos después de estar casi unas dos horas con unos 8 kilos según los cálculos de nuestra nueva amiga.

La cena de esa noche, sentados en el suelo  fue todo hecho con ostras, ensaladas, sopa y otras cositas muy pero muy ricas!! Y algo nuevo para nosotros, porque comer así, estos animalitos, de esta manera sin pensar que son pocos nunca nos había pasado. Comer hasta sentirnos satisfechos!!

Al día siguiente nos despedimos de estas personas hermosas que encontramos sin querer en el lugar menos esperado.

La zona donde acampamos fue una de las más azotadas por el tsunami en diciembre del año 2006 donde murieron miles de habitantes y turistas, nos contaba nuestra amiga. A parte solo mirar a nuestro alrededor era fácil percibirlo, aun se puede ver en la playa esqueletos de construcciones desbastadas por la inmensa ola. A partir de ese momento en las zonas que dan al mar en Tailandia se pueden ver carteles indicando para donde hay que correr en caso que venga un tsunami.

El comienzo de la despedida de esta etapa de nuestra vuelta al mundo fue aún mejor de lo que esperábamos. Sin planearlo y como siempre dejándonos llevar se presentan días como estos, días de compartir con gente a la que no conocemos y nos hacen sentir como en casa, mimándonos sin esperar nada a cambio.

 

Gracias por acompañarnos!!!

Sígannos en Facebook poniendo “me gusta” en:  ZIRCAOS VUELTA AL MUNDO

Y también pueden suscribirse a nuestro canal de YouTube: ZIRCAOS

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario